Normas de compromiso

¿Quieres disfrutar todas las fiestas previas a tu boda, en las que eres el centro, sin desviarte de tus objetivos de pérdida de peso? Te enseñamos cómo.
novias

Es una cruel ironía: los meses anteriores a tu boda están llenos de celebraciones repletas de comida y bebida, justo cuando estás intentando mantener tu silueta de novia para el gran día. Desde que llevas el anillo de compromiso, empieza el festín de comida… Brindis con cava, fiesta de compromiso, despedida de soltera, degustaciones de comida y pasteles, brunchs, fiestas de chicas, ensayo de la boda, e incluso la luna de miel. Estos rituales anteriores a la boda, que te llevan directamente al altar, no suelen casar con los objetivos de pérdida de peso.

Sin embargo, estas celebraciones no tienen que ser tu perdición. Con la ayuda de Jennifer Cohen, asesora de fitness de WeightWatchers, hemos preparado algunas estrategias para seguir el plan durante cada una de tus paradas técnicas festivas en el camino que te llevará a vivir feliz para siempre.

La fiesta de compromiso

  • No te pases con el champagne. Cuando sea el momento de brindar con cava o champagne, sonríe, brinda, bebe un sorbito… deja tu copa en la mesa y cámbiala por un vaso de agua con gas.
  • Ponte un plato (pequeño). Cuando saquen las bandejas de aperitivo, evita comer deprisa y zamparte, sin pensar, un poco de todo lo que haya en la bandeja. En lugar de esto, elige conscientemente las cosas para picar que más te apetezcan. Ve aún más lejos: antes de comértelo, pon en un plato todo lo que has escogido para picar y así podrás ver realmente cuánto vas a comer.
  • Muévete por la sala. Céntrate en los amigos y la familia, y asegúrate de saludar a cada uno de los invitados. Teniendo a toda tu gente en un mismo lugar, ¡no tendrás tiempo para dejarte llevar por los sentimientos!
  • Pon música. Si contratas a un DJ o si, simplemente, conectas tu iPod a un sistema de sonido portátil, elige un ritmo de fitness medio, eligiendo música con la que todo el mundo pueda moverse.

Fiestas de chicas

  • Abre los regalos tú misma. ¿Alguna vez has ido a una fiesta en la que las damas de honor forman una cadena de montaje para abrir los regalos antes de que lleguen a la novia? ¡Éste no será tu caso, pues la tarea de abrir los regalos mantiene las dos manos ocupadas con una actividad entretenida y no comestible! ¡Además, es muy divertido!
  • Atiende durante la comida, no entre plato y plato. Si tu fiesta es en un restaurante, come lo que quieras y luego levántate y ve a todas y a cada una de las mesas a saludar a tus amigas. ¡Si vuelves y en el plato ya no queda nada, mucho mejor!

Degustaciones de comida y pasteles

  • Conviértelas en una comida. Programa las degustaciones a la hora de comer o de cenar, así no tendrás que comer dos veces.
  • Piensa como un crítico gastronómico. Los degustadores de comida profesionales prueban un poquito de cada plato en vez de acabárselo todo. Cuando pruebes varios aperitivos, entrantes, guarniciones y rellenos de pasteles, recuerda que con comer un poco ya tendrás toda la información que necesitas para tomar la decisión. Si lo que pruebas no te gusta, no querrás seguir comiéndolo y, en el caso de que sí, sabrás que has tomado una buena decisión y seguirás adelante.
  • Hidrátate. Pide a los camareros que lleven una jarra de agua a la mesa y bebe mucho durante la degustación: te llenará y te limpiará el paladar para que pruebes el siguiente plato.

La despedida de soltera

  • Muévete. Pide a tus damas de honor que organicen una fiesta con mucha energía, que sea en una piscina o en una pista de patinaje. ¿Salir de fiesta o ir de discoteca a Las Vegas? Camina mucho de un sitio a otro y sé siempre la última en marcharte de la pista de baile.
  • ¡Presume! Ponte algo ceñido y de lentejuelas. Es tu noche para fardar de tu duro trabajo… cuanto más ajustada sea la ropa que lleves, más te acordarás de tus objetivos, incluso si una amiga te pasa otro afrutado Margarita. Te recomendamos echar un vistazo antes a nuestro Simulador interactivo de cócteles para elegir con mejor criterio.

El banquete de la boda

  • Estate radiante desde la mañana. (¡Entiende a qué nos referimos!). Resérvate entre 30 y 60 minutos de la mañana del gran día para hacer ejercicio. Será súper positivo para la mente y el cuerpo. Ve a caminar a paso ligero con tus amigas, a correr sola o pon tu DVD de yoga preferido. Un entrenamiento calmará los inevitables nervios previos a la boda y te hará sentir en forma y con energía.
  • Planifica con antelación. Como en el banquete tendrás que estar pendiente de todo, seguramente te estarás muriendo de hambre cuando llegues a la suite del hotel, así que organiza con antelación que te lleven a la habitación comida o algo para picar saludable. Tendrás menos tentaciones de atacar el engordante mini-bar o a pedir los aros de cebolla del menú del servicio de habitaciones a medianoche.

La luna de miel

  • Incluye el ejercicio en tu itinerario. Si eres adicta a la playa, seguramente te pasarás casi todo el día estirada en una tumbona (y perdiendo la motivación de hacer ejercicio después de esas irresistibles bebidas de coco y ron helado). Programar algún tipo de entrenamiento de treinta minutos por la mañana (preferiblemente con tu pareja) te ayudará a compensar los extras. Algunas ideas: visitar el gimnasio del hotel, caminar a paso ligero o correr por la playa, jugar un poco a tenis o dar un largo paseo en bicicleta.
  • Deja el coche de alquiler en el hotel. ¿Vas a una gran ciudad? Haz como los autóctonos y ve andando a todas partes. Verás los lugares de interés turístico y quemarás calorías a la vez. (¡Además, imagínate las fotos!).

¿Te interesaría leer más información de este tipo? Ten acceso a miles de artículos, consejos y recetas inscribiéndote a los servicios de pago de entulínea.
Saber más